2012-08-26

Ser pan, hacerse pan


Este domingo [Jn 6, 55. 60-69], Jesús se presenta nuevamente como "verdadero alimento". Evidentemente, no en un sentido fisiológico, sino espiritual; pero Jesús llama nuestra atención en que esta dimensión es tan "real" como la física. Por eso es verdaderamente necesario alimentarla también. No por ser una dimensión inmaterial deja de ser importante, de efectos visibles y conformadora de nuestro ser. 
Y cuenta la Biblia que, al oír esto, muchos discípulos (la inmensa mayoría) le abandonaron. ¿Por qué? Probablemente muchos no entendieran el símbolo, la metáfora que les proponía Jesús (como hoy en día), interpretándola como realidad física, y esto, es "inaceptable", casi morboso o macabro.
Pero la metáfora que propone Jesús es espiritual y mucho más profunda, con varias facetas complementarias:
- Hacerse "cotidiano". El pan es el alimento más básico y sencillo. Jesús nos propone hacernos (y él da el primer ejemplo) cercanos, humildes, sencillos, austeros, sinceros en medio de la realidad cotidiana. En otro pasaje, Jesús nos invita a ser levadura en medio de la masa, sal para el mundo. La levadura y la sal son ciertamente pequeñas y sencillas, pero ¡cómo cambia todo si están presentes estos pequeños e invisibles transformadores sociales!
- Hacerse "efectivo". Este mundo necesita - más que el comer- gente como Jesús, que responda a las necesidades urgentes y concretas de los demás. Jesús elimina el engaño trascendentalista, por el que hacemos de la religión una evasión teórica, abstracta, que nos aleja de los demás. Estamos eternamente posponiendo nuestra entrega a un más allá que nunca llega; mientras, a nuestro lado, el hermano que ha puesto Dios en nuestro camino sigue pasando hambre... "Dadles vosotros de comer" nos recuerda Jesús. "¿Eres tú el que ha de venir o hemos de esperar a otro?" bien nos podría preguntar nuestro hermano necesitado...
- Darse "del todo". Cuando alguien da comida a otro, el primero se queda sin ella por bien del otro. No se puede aprovechar la comida sin que ésta se gaste, de forma irreversible. No es como otro tipo de objetos que no se gastan por el uso, sino que la comida dada, queda entregada para siempre, del todo. Jesús nos invita a darnos del todo; no sólo "un poquito", no sólo "a veces", no sólo "depende", no sólo "a mis amigos", no sólo "de lo que me sobra"... no sólo "mientras yo no pierda". ¡Que le pregunten a Jesús en la Cruz si estaba muriendo a medias, sin que pierda, parcialmente! Que le pregunten si su vida entera fue una donación a medias, calculada y medida, mediocre (que significa "a medias"). No, Jesús nos muestra con su propio ejemplo que la entrega, si es sincera, es total. Esto es lo que determina la autenticidad de la entrega, por eso Jesús es alimento "verdadero", auténtico.
Y claro, esto de la entrega sí que es difícil de asumir... Quizá esta fuera la segunda razón por la que muchos abandonaron (y abandonan) a Jesús. Quizá algunos comprendieran que esto del seguimiento tiene mucho de renuncia y de entrega... y claro, es más cómodo buscarse a otros profetas... ¡se venden tantos...!
Sin embargo, hubo un pequeño grupo de personas - unos quince contando con las mujeres- que SÍ se atrevieron a hacerse pan, a vivir como Jesús, porque sólo tú tienes palabras que nos dan Vida, que nos hacen eternos -diría Pedro-. Viviremos a tu lado, porque sentimos que eso es mucho más valioso que otro tipo de alimentos. "Sólo Dios basta" resumirá Teresa de Jesús. Jesús también desea que nosotros seamos, en pleno siglo XXI, de esas pocas personas que sí quieren seguir a Jesús, entregarse del mismo modo, y que sólo esto les baste. 


Hostia viva
Cuando hostia viva me pides que sea
miro cuánto cuesta que mi grano muera,
qué difícil es que aún con cizaña crezca,
cuánto miedo tiene a la hoz que lo cosecha,
cuánto le esquiva al triturar de la molienda,
cómo se resiste al fermento que lo aleuda,
cuánto le teme al fuego que lo incendia
y pienso que no habrá pan para tu mesa.
Mas cuando veo que tu amor está detrás
de que nada malogre el fruto de tu siembra,
confío que tú sabes de hacer pan
y mucho más, de hacer conmigo… fiesta.
(Javier Albisu, sj)