SAN VIATOR

Antes de 1825 San Viator era un desconocido. Es el Padre Querbes quien le da su gloria póstuma.
En 1826, cuando sueña con crear una sociedad de Catequistas, se siente atraído por este « lector » lionés de los primeros siglos. Decide dar su nombre a su sociedad: Clérigos de San Viator.
Hoy San Viator es conocido. Personas, colegios, parroquias, calles y parques se honran de llevar el nombre de Viator que resuena como una invitación a viajar y a la aventura.
A los hijos e hijas espirituales de Luis Querbes, religiosos y asociados/as les gusta que les llamen Viatores, tanto en España como en Honduras, en Canadá como Perú, en Chile como en Bolivia, en Burkina Faso como en Haití, en Estados Unidos como en Belice, en Japón como en Francia

San Viator - Colegio San Viator Madrid
 1.- NACIMIENTO
  • Nace en Lyon ( Francia) a finales del siglo IV.

2.- LECTOR

  • San Viator fue lector de la Iglesia de Lyon.
  • En la Iglesia del siglo IV, el oficio de lector era de una cierta importancia. Era conferido por el obispo, en un rito establecido que comprendía la oración, la presentación del libro de las Escrituras y el encargo de leerlas en las liturgias de la Iglesia. Según costumbre de la época, lo más probable es que la Iglesia de Lyon tuviera una escuela para lectores, donde recibirían una educación literaria y religiosa.

3.- SAN JUSTO

  • Fue obispo de Lyon.
  • Su vida está íntimamente relacionada con la de San Viator.
  • Un biógrafo contemporáneo lo presenta como un hombre apacible y bondadoso.

4.- UN ACONTECIMIENTO IMPORTANTE

  • Un loco irrumpió en la plaza de mercado de la ciudad de Lyon blandiendo una espada e hiriendo y matando a varios ciudadanos. A continuación se refugió en la Catedral y reclamó el derecho de asilo del santuario. Una muchedumbre alborotada se congregó en torno a la iglesia. Intervino el obispo Justo. Mantuvo a raya al populacho, pero al fin, cediendo a la presión de su violencia, accedió a entregar al hombre en manos de los magistrados para que fuera sometido a un juicio legal. Una vez hecho esto, el populacho lo arrebató de manos de los guardias y lo mató en el mismo sitio. El obispo consideró que no había tomado las medidas oportunas para proteger al asesino y, por tanto, se consideraba mancillado con la sangre del desgraciado, e indigno de continuar al frente de la comunidad cristiana en la celebración de los misterios pascuales, y en consecuencia debía entregarse a la vida de penitencia por el resto de sus días.

5.- VIAJE A EGIPTO:

  • Poco después del acontecimiento anterior, el obispo Justo confió a Viator su intención de abandonar la sede de Lyon para ir a la vida monástica de Escete en Egipto.
  • Según parece, antes de finalizar el año 381, el obispo Justo salió secretamente de Lyon para Marsella, donde embarcaría para Alejandría en Egipto. Viator conocedor de sus intenciones, decidió seguir a su obispo y maestro. Se incorporó a su obispo en Marsella y juntos embarcaron para Egipto. Una vez allí pidieron el ingreso en la comunidad de monjes en el desierto de Escete, a unos 60 u 80 km al sur de Alejandría.

6.- ESTILO DE VIDA DE JUSTO Y VIATOR EN EGIPTO

  • La mayoría de los monjes vivían en celdas, unas escavadas otras construídas de piedras fuera del alcance de la vista de las otras.
  • Se reunían solamente los sábados y domingos para la celebración de la liturgia.
  • Se sustentaban del trabajo de sus manos, conformándose con una comida escasa y pobre.
  • El ayuno, la oración, el silencio y las vigilias nocturnas caracterizaban sus vidas.

7.- MUERTE DE SAN VIATOR.

  • Según la tradición Justo murió el 14 de octubre, probablemente, del año 390
  • Viator murió, también según la tradición, el 21 de octubre del mismo año.